martes, 30 de diciembre de 2008

Madre, qué es eso que duele tan dulce?

El olorcillo frutal llenaba todas las piezas y me seguía como si emanara de mi propia piel.
Mamá, qué huele tan dulce?


El olor de las frutas siempre tiende a podrirse

y huele a fermento antes de serlo.

lunes, 29 de diciembre de 2008

La chica pelirroja del metro y yo

La chica pelirroja del metro y yo tenemos algo, algo claro, que se siente en el aire caliente y húmedo cuando estamos las dos en la estación. La chica pelirroja del metro y yo tenemos algo, más allá de nuestra obvia semejanza pelicorta y rojiza, tenemos algo. Yo siento que me mira cuando entro y yo no evito su mirada, nos miramos y todos se dan cuenta, aunque ella haga-como-si sólo estuviese trabajando.

Es como me dijo la Ale cuando le conté:
- me encanta esa chica pelirroja –le dije
-Lo sé. Como que se quedaron mirando… ¿la conoces?
-ni siquiera sé que me mira.

Porque yo le creo la pose a la chica pelirroja, yo creo que está solo trabajando y me mira cordialmente para no perder su puesto.

Pero a veces creo que no. A veces creo que un día me voy a acercar para que delicadamente cargue mi tarjeta con la cifra más ínfima de dinero y me dirá algo. Yo le responderé algo muy tonto. Y nos miraremos. Y nos saludaremos. No tendremos hijos, no hablaremos más, no me casaré con ella.

Pero nos seguiremos mirando.

Y yo con eso me conformo.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Día B. (Mi cumpleaños)

Tengo mil canciones dando vueltas. Se mezclan entre ellas y forman más.
Las canciones dentro se hacen eternas.
No encuentro más palabras que las canciones.
No hay nada más que me rodee. No hay gente, no hay amigos.
Mis canciones son de pena y de amores frustrados.
Mis canciones son pobres y tristes…



Como el chavo del ocho.


(Obviamente sólo escribo algo para que todos ustedes queridos lectores puedan ver que hoy es mi cumpleaños y se vean forzados a escribirme un mensaje de amor, cariño. Para que se acuerden que deben llamarme para hacer este horrible día de cumpleaños un poco menos horripilante.
No importa que ya no hablemos, no importa que usted piense que yo le odio, no importa que no tenga nada que decirme... si usted leyó esto ha quedado maldito y debe hacerse presente en mi vida en este día.
Por favor no me diga feliz cumpleaños, sólo digame que me quiere, que me necesita en su vida, que soy muy linda y divertida y que quiere que me quede a su lado para siempre)

jueves, 25 de diciembre de 2008

A veces quería ser principe

yopudeestarsiempreatuladosiemprequetúquisierasyquisistenuncayonopudehacernadafrenteatuslabiosrojobrillantequemeexigianatecióncomolaspolillasenlaampolletasinningunaprecauciónchoquecontigounayotravezunayotravezcomolasgarrapatasquenoaprendenysegolpeanhastamorirporquenosabenquenolasquierenyporesonosevanyoséquenomequierenperoyameincrustéentupieldeformaparasitariamemetíatucamayteabracésinrespetosinsaberqueerasniñotuscaderitasdeniñameengañarontodoeltiempoymehicieroncreesrcosasquenosonyqueputaquenuncafueronynoseránjamás!ahoranohayvueltaatrásporquesoyadictaalviciodetodasquenoparecetanabsurdosilomirasdeesteladodondelaluzlellegatanbonitoyseponenerviosovecescuandosehaceelprincipeseponenerviosoavecescuandosehaceelprincipeyquiereserelmejorbesandoalachicamásfeadelanochequenohavistoanadiemásqueélesedíayselamentadequenuncaseaigualdevueltaporquelosprincipessonparalasprincesasynoparalossaposfeosporqueeslapalabramásfeaquesepuedaseraunqueesunasuertequelossaposnosepannadadeletrasodeamorfrustradoycorazonesrotosporlanocorrespondenciatuya


(escrito añejo y encontrado detrás de una foto arreglada)

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Acerca de la construcción y destrucción de imagen (texto a medio hacer)









Reconstruimos.
En ausencia de la imagen.






En la ausencia material que sólo deja un brillo confuso y fragmentado, nos vemos obligados a reconstruir, a inventar imagen para llenar la falta material y táctil de la misma.


La ausencia incómoda de la imagen prima nos lleva, inevitablemente, a reconstruirla mediante diversas técnicas y estados, trabajando con distintos materiales que (re)produzcan la imagen tácita y la vuelvan en una versión inmensamente falsa a nuestras manos como sustituto funcional de la visión que ya no está.
No podemos dejar escapar la imagen (cualquiera sea). Su lejanía se vuelve insoportable y nos vemos forzados a pintarla, dibujarla, pegarla en nuestros cuadernos y, a veces, incluso la soñarla.









En una imagen encuentro mi referente femenino perfecto-ficticio. No me permito alejar la imagen de mi memoria y necesito volverla a mí en su forma prima de manera obsesiva. Necesito acercarla y hacerla mía miles de veces, veces infinitas.
La destruyo, la re-armo con pedacitos, la cambio infinitas veces hasta que LA imagen ajena se vuelve mía y sólo mía pues está hecha de mis cosas, de mis juegos, de mis recuerdos borrosos de ella.

Puedo dibujarla cien veces con los ojos cerrados, la conozco de memoria, la amo, me caso con ella.






La imagen deformada es la imagen más personal, la más propia.
Yo me apropio de la imagen deformándola, ensuciándola, arruinándola. Quitándole todo su valor estético y dejándola inservible, basureada.












Cuando nadie quiere verla, en ese momento, la imagen es solo mía.




martes, 23 de diciembre de 2008

Reflexiones de Grey.

Entonces, a veces, como en las películas, como en grey’s anatomy, como en las cosas trágicas uno tiene que morir porque está ligado a otro que sólo sigue viviendo si arriesga un corazón ajeno.


Yo me muero un poco hoy, voluntariamente, para que puedas seguir sin mí.







No voy a pensar que soñé contigo anoche.
No pensaré que mañana se celebra más nuestra muerte que un nacimiento antiguo.
No cumpliré más años.
No voy a hablar o pedir que me hables.
No me imagino más cosas.
No mojaré más mi cara pensandote tanto.


O por lo menos no te lo haré saber.

Me voy a morir por tí, voy a hacer una tesis de tu cuerpo
(te lo dije anoche)
(pero soñando)
Voy a pagar todos tus males para que ya no debas nada y puedas ser feliz.

lunes, 22 de diciembre de 2008

L A S T

(The rial acabeided guan)

Hoy es mi último examen y hoy hablo en primera persona dirigiéndome a una tercera persona tácita.
Hoy mi guata suena como si me fuese a reventar de los nervios o del hambre. Hoy empieza definitivamente el fin de este año malo-bueno-lindo-feo. Hoy quisiera hablarle tanto, porque necesito un abrazo que me quite los nervios y que diga "todo va a estar bien, tus trabajos son buenos. Has trabajado tanto... Te mereces un 6.5 (porque si dijeses un 7 no te creo) Todo quedará bonito (y aquí te ríes), eres muy buena, muy linda, la mejor", pero lo único que escucho es mi guata quejándose y poniéndome más nerviosa en cada sonido y las dudas que vienen todas de la mano cantando una canción llena de burlas e insultos. Me dicen que no está bien, que la "idea" es mala y poco trabajada, que probablemente no pase el ramo o me saque la nota justa para pasar; sin pena ni gloria (pero si tendría pena).
Tengo cara de pico hoy, tengo los ojos negros y la boca roja falsa tapando los cien-mil cráteres que me recuerdan que sigo siendo puber, sigo siendo pendeja, tonta y (con cráteres) fea.
Hoy me abrazo a mi misma para no escuchar el resto. No escuchar que es tarde, que nadie vendrá a ayudarme y que tengo que pasar esto lo más lento y sufrido posible.

Vámonos de Chile?
Yo me quiero ir de Chile algún día y creo que ese día es ahora. Me voy donde nadie sepa mi nombre (cosa que no dista mucho de aquí) donde la gente no me vea (igual que acá), donde pueda vivir una vida de lo más mediocre sin que alguien me diga que está mal (en verdad todo es igual y por eso no me voy. Por eso y por cobarde).

Pero no, pero no!

Sí está mal.
Y las cartas lo dicen cuando les pregunto. Y me tengo que esforzar hasta el final y saber que hice lo mejor aunque me saque un cero en todos los exámenes del mundo. Aunque no pase ningún ramo en la escuela de la vida que es la escuela más pobre y perra de una comuna marginal donde mueren los niños cuando pasan las balas perdidas.

Quiero un abrazo... Estoy muy mal?

domingo, 21 de diciembre de 2008

Pecas.


A mí me gustan las chicas con pecas; son lindas. Siempre las miro y parecen fotos antiguas, medias amarillentas, como de tarde de domingo, de una playa donde van sólo abuelos.


Se ven lindas las pequitas.




A mí me gustan las chicas con pecas; siempre parecen de otro país. Siempre se ven como de lejos, aunque estén al lado, se ven en otro idioma, más anaranjadas, más bonitas; como si hubiesen nacido en otro tiempo y otro espacio aunque nacieron en mi mismo año y probablemente en un lugar cercano.




A mí me gustan las chicas con pecas, las que se hacen las valientes por la vida, que pueden decir cosas feas y herir, pero siguen teniendo pequitas de 5 años y que se ven de todos los cafecitos en las fotos (se ven, aunque no las quieran).




Me gustan las chicas con pecas, son tan lindas. Aunque las nieguen, las saquen, las maquillen para que nadie las vea, porque cuando se ven las pequitas son frágiles y niñas, de pelo rojo, rulos y ojos negros grandes otra vez, entrando al jardín con miedo otra vez, sin atreverse otra vez, abrazando la cama otra vez porque hay tantas cosas que dan miedo cuando tienen pequitas. Y las pecas no se van con los años, siempre son niñas, siempre es la primera vez y siempre es así de difícil. La gracia está en mirarles las pecas, los ojos negros llorosos y decirles que si pueden, porque todos saben que las niñas con pecas son las más lindas del mundo.






Y que nunca, jamás, serán una más en el montón.















(Claudia, te adoro. Eres mi colorina favorita por siempre)

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Escena.

Colección de mis escenas favoritas de mis peliculas de amor favoritas, de esas que uno sólo vive mirando la pantalla y se sienten como de verdad, a veces, pero casi siempre no, pero si te acercas bien bien a la pantalla hasta que te duelen los ojos y la gente te dice que vas a quedar ciega puedes hacer como que estás ahí. Un poquito y de mentira.















F-I-N

lunes, 15 de diciembre de 2008

# (y espero no estar maldita)

Hoy vi al señor del signo gato; si cuento la historia recuerdo que ya la escribió otra que compró a besos mis derechos de autor.
Hoy lo vi y lo recordé gritándole al teléfono. La gente se reía y él gritaba (yo sé que le dolía).
Gritaba su encierro, su forma de felino en cautiverio. Gritaba y golpeaba con la rabia del mundo, la rabia contenida de Chile (que también era mía)
Nadie respondía al otro lado. “Nadie puede escuchar con la música tan fuerte”. La gente pone la música fuerte para no escuchar lo que no quiere y nadie quiere escuchar al señor del signo gato gritando su tragedia, gritando su encierro de tigre mal-tratado del zoológico metropolitano. Tan bonito. Tan poquito espacio.
Hoy cuando lo vi se tapó la cara para verme mejor, con menos contra-luz. Me pidió un cigarro (muy amable) y cuando se lo di me dijo “amorosa”. Se dio media-vuelta-vuelta-entera y me miró otra vez. Se tapó otra vez. Movió la palma por mi cuerpo, pero de lejos, como los curas cuando dan la hostia. Habló en lenguas, dijo un mantra, dijo “Shalalalalá” y me bendijo.
Yo le dije gracias semi-nerviosa. Él sólo sonrió y se fue.


No fumó mi cigarro nuestro.


Espero no estar maldita, porque hoy pasé bajo una escalera amarilla y me duele mucho el hombro al escribir.


"No dar dinero o cigarros a los internos, pues influye negativamente en su tratamiento" decía el cartel adentro. Yo lo leí después del señor del signo gato.

Espero no estar maldita.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Yegua (Un plan de vida)


Voy a comprar calzones nuevos para mojar con cien nombres, para marcar con el abecedario completo.
Para hacerlos míos (hacerlas mías) y que se estampen pegajosas y amarillentas como las fotos de mi abuela.
Me pondré calzones de sábado en la noche y haré por años una colección.
Voy a amontonar fotos nuevas, cada día, olvidando siempre la anterior.
Voy a expeler olores nuevos cada sábado en la noche.
Seré la puta de turno, la manoseada de viejas ebrias.
Seré la colilla más babeada, sucia y basureada.
La desechada del montón.

Voy a ser mil sábados en la noche;

a ver si alguno tengo suerte.

sábado, 13 de diciembre de 2008

De lo que no se puede decir.

La vocecita frágil se quiebra antes de tocarme (apenas roza mi cuello mientras trata de hacerse fuerte)
Habla como una niña cuando dice “gracias”; yo la imagino encogiendo los hombros y mirando tímida.
No puedo escribir.

Es como si cada uno al partir me quitase un dedo.
Mi mano derecha está vacía y de la izquierda ya han tomado los 2 últimos.
Me duele cada pared interna.

Mi estomago es un vano eterno que sólo molesta.
La vocecita me da ternura, a veces.

La vocecita me quiere, a veces.
la vocecita me abandona; siempre.


Yo sólo trato de ser menos peor.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Y tú no te enteras

video


Este video no lo hice yo. Se hizo solo con un programa que se llama Power Director (por si alguien quiere saber) y es tan power que hace los videos que yo pienso.



Yo tengo una enfermedad que se llama Analfabetismo Emocional y me impide poner las cosas que siento en palabras para decir. Pero a veces las palabras se dibujan o se escriben



SOLAS.

(pido perdón por eso)

martes, 9 de diciembre de 2008

Permítame usted decirle:









Que su ausencia pica como nudos de lana cruda.

sábado, 6 de diciembre de 2008

Flagrante Espectáculo.

¿Qué pasaría si hiciéramos lo primero que se nos pase por la cabeza?
¿Cuántas locuras es prudente no hacer?
¿Se ocultan o se exhiben gato y gata entre las hojas del acanto cuando se ponen dialécticos?
Tomarse de la mano con su enamorada entre los panteones
"antes de la edad Febo eclipsado" es lo menos que puede permitirse el caballero
y a su edad es un vicio la castidad, un pecado de angelismo
una variación sobre el tema de suicidarse.

¿Poco importa que nuestros dedos entrelazados sean los dos juegos de cuchillos?
Aunque haya heridos, la intención vale
Que los hubiera habría sido lo último que se nos hubiera ocurrido
Y si nos apareciéramos brotados de la sombra
el ensangrentado espectáculo ¿no seríamos nosotros?

Y aún así nos escondemos Por respeto a la tradición.

¿Y qué si en lugar de disolvernos en la noche subiéramos al escenario y nos diéramos este beso en la boca?

Enrique Lihn.





Las palabras son cosas mágicas que aparecen como presencias de la virgencita.
Cuando las historias se cuentan todas igual, cuando todas se repiten.

Ves? siempre pasa, no somos las primeras.

Ya nos habían escrito, desde antes, y nos sabían con final antes que comienzo.
Nos escribieron dejándonos por la moral y las buenas costumbres.

Te escribieron con letra manuscrita redonda y clara llevando feliz la vida que te corresponde.

Me escribieron, leyendo esto, en el momento que jugaba con la virgen a buscar tu ventana desde el cerro alto.



(perdón por escribir feo, creo que perdí el mini-don que me había dado en estos tiempos que como que se iluminó y se volvió a apagar como las luces en navidad)

Las Jotas de la vida


Hace tiempo no le escribo a usted, Señor Don Gato de las Jotas, pues (pese a lo que usted pueda pensar) abandoné su recuerdo hace ya un tiempo. Un tiempo largo-corto, semanas pocas, como todos los tiempos de este tiempo. Sin embargo es imposible no recordarle cuando las poleras huelen todas a esa mezclita incógnita que solía comentarle (¿huelen así con intención? Yo no lo sé)
Pues eso, la mezcla, me ha hecho recordar un poco y reconocer ciertas cosas que en otros tiempos fueron nubladas por mis lentes siempre poco limpios, mis ojos malos y ese olorcillo-suyo de niño con cigarros. Y no me niego a escribir-le en estos tiempos en que ya me encuentro vacía de esos olores y de las notas melodiosas en la bandeja de entrada. Vaci-ita de las cosas que pensé sentía.

Ahora sí que es un recuerdo usted, de esos recuerdos que se toman de vez en cuando obviando las partes malas (que fueron muchas). Como un libro que se guardó de adorno y solo se hojea en ratitos de ocio. Como esos recuerdos que incluyen las imágenes con sol, pero intentan saltarse las fotos que no debí mirar y las palabras que no debió decir.

Es usted, ahora, un recuerdo bueno. No lindo, no sano, no sentimental… simplemente bueno, guardado en la cajita de los dibujos antiguos y bonitos.

Es usted un recuerdo bueno, no se sienta mal, pues yo no siento nada.

Mi ventana hace ya un tiempo no lo recuerda y menos lo espera. Mi pieza ya no se limpia pensando que vendrá a visitarla y se limpia solo a veces para otra, por la que el cariño se derrama y a veces sobra como tercero no invitado. Para otra que también será recuerdo antes de ver la limpieza.

Lo “nuestro”, si puede aplicarse esta expresión al caso, nunca fue claro, nunca fue algo. Nunca fuimos cuerpo, fuimos más bien ideas confusas que atontaron los olores fuertes que emanábamos entonces. Fuimos más palabras, más distancias, más conflictos, mass-medios de olvidar. Y eso no está mal. Nunca fuimos lo “nuestro”; siempre un tuyo y mío por separado. Así se siente-piensa-confunde ahora.

Y-caso-cerrado-adelantado-fuimos-parece.

Pero quedó con cariñito de la idea, no se preocupe.

Y con los deseos de mis genios para usted, dedicados a priori.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Heartbroken forever (Tender Forever)



There is no one else waiting for us
this terminal leads nowhere else

(Are we lost, do you know?)

Time is stretching, time that I spent standing
I think my feet and the ground are fusing

(Am I dead, do you know?)

On the edge of the bed my hands are resting and I say straight up "baby, war will always be"
and you're shaking your head you don't want to believe,
but it's okay, you know, and this is what it means

There's no secrets
no pop songs
no rain drops
no tears

as you tighten your head on my black polar fleece

And my heart is okay and it's strong and it reels,
it can take anything and it takes everything

Heartbroken forever, it's not you, it's no one, it's just better
I'm your guest
I'm your lover
and like war it lasts forever


Heartbroken forever, it's not you, it's no one it's just better
You're my guest,
you're my lover
and like war is, it's not over

There is no more words to say, here
And my heavy back is hard to carry


(Do you care, I don't know?)


Sixteen days behind me and three more to go
My home is my head
That's the best place I know


(do we live, I don't know)

On the edge of the wall I see people shaking as I'm holding your hands because we're two girls in deep
and I'm shaking my head because I want to believe
but it's okay, you know, and this is what we said

There's no secrets,
no pop songs,
no raindrops,
no tears,

when you open your chest just a second you'll see
that my heart is okay, it got strong and it reels,
it can take anything and it takes everything

Heartbroken forever, it's not you, it's no one it's just better
I'm your guest,
I'm your lover
and like war it lasts forever

Heartbroken forever,
it's not you,
it's no one
it's just better


You're my guest,
you're my lover
and like war is, it's not over





Me enamoré de una canción y no puedo dejarla.


Ella tampoco se separa.
Se me pegó como un tatuaje que dolió tanto al dibujarse.
(pero más duele sacarlo)
Y nos pegamos
Nos quedamos juntitas todas las noches.

Porque mi tatuaje tiene una canción
Que no me dejará nunca.

Me casé con ella.

Y somos felices.


(Pues estamos hechas la una para la otra)

miércoles, 3 de diciembre de 2008

I rather be a bitch

(than be an ordinary broken heart)




Mentira!

Alguien me hizo buena y yo no sé quien fue, no sé si lo agradezco. Hoy no. Hoy no lo agradezco, porque duele hasta la punta de la nariz, hasta abajo de tus labios que no pude me memorizar, porque hay cosas que solo pasaron mientras hablamos, hoy, ayer y todos los días y no puede seguir pasando. No quiero ser la parte negra de tu vida, la que te molesta como piedra en el zapato, la que no te deja estar tranquila, la que te quita tiempo y trata de quitarte el amor, a veces, y a veces debe ser nunca, porque no puedo hacerte esto. Yo declaro: te adoro, demasiado. Más que un papelito y más que el segundo (ahora hay un segundo) te quiero más que todas esas veces que no iremos a comer o a la playa. Más que cuando no despierte en tu-cama-nuestra (en mi cabecita loca) y te baile encima para que te rias y me quieras besar. Más que todos los kilometros que no caminaremos de la mano y las distancias que nos van a separar-juntas, que a veces son buena, yo creo que hoy es a veces y que las distancias hay que tomarlas y que no puedo ser egoista contigo y hasta el momento lo he sido, lo he sido lo he sido he sido la perra más perra que te llama y se pone feliz de escucharte y cuando corta quiere volver a llamar. pero no, pero no. No quiero ser egoista contigo porque te quiero y te adoro y siempre así será, amén, dígase Amén con ganas. Te quiero y me guardo la imaginación bajo la cama, para no ser el mini-huracán de tu vida, porque todos los huracanes son malos y dejan las casas rotas y son peores que penas de amor sin rabia ni cara ni nada. Son los peores. No puedo dejar que pierdas a la más linda de tu vida, a la que hicieron paratí, a la que de verdad es buena, a la que es mejor que yo, mil veces mejor y está hecha a tu medida. Yo soy pobre, no ofrezco nada, soy tonta, puta que soy tonta y vacía y sin nada y si tuviese algo te lo daría te lo ofrecería, pero sé que no tengo nada, que soy la más mala en estas cosas, que soy la peor, que haría que mi imaginación y la tuya fracasaran y que te arrepintieras para siempre de haberme conocido. Y te quiero y quiero que estés con ella para siempre. Dejemos esto. Dejemoslo ahora. Yo no quiero que tu sufres y si ella se va, vas a sufrir. Ya no me quieras. No puedes querarme porque no me gusta el salmón y no como cosas con ojos, porque vamos a pelear en las exposiciones y me gustan los Beatles y nunca he sido buena para que alguien se enamoré de mí.

Y por eso dejemos esto

Porque te adoro con la vida.

y quiero que seas la más feliz

y yo te haría más triste.






[necesito hablar con usted... AHORA!]

lunes, 1 de diciembre de 2008

Suerte en el Juego (Rueda de la fortuna invertida)

Entonces te aferras al desafío, porque sabes que estás destinada a perder.
Hagas lo que hagas empezaste sabiendo que vas a perder.
Y te esfuerzas, y empujas, y empujas algo que no se quiere mover y tratas de moverlo solo para romperte las manos.
Solo para fracasar otra vez, cosa bien sabida, volverá a suceder.
Vuelta.
A veces no se puede parar lo que te hace mal, porque no manejas la fuerza que lo mueve, y anda hasta que se acabe la pila. Y
andas sola tratando de mover lo que se esfuerza por quedarse, y las manos te sangran hasta que te cansas y en 2 segundos ya no hay nada, porque se fue cuando quiso, porque nunca quiso moverse contigo.