jueves, 24 de diciembre de 2009

Mira

Esta es la canción que sonaba ese día, y todavía sigue sonando

y es buena

Y yo que no te conozco tanto (o quizás sí) creo que te va a gustar.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Tok Tok

Me sorprende la similitud de la letra de esta canción con la realidad.

Es improbable que le quepa mejor a alguien más.

martes, 22 de diciembre de 2009

Atingente.

Tú y yo somos nuestra propia deuda histórica,
la que se extiende millonariamente
y pasa acumulando intereses en porcentajes azarosos
Tú y yo somos la deuda,
la que genera de cuando en cuando una protesta cosquillosa en mi barriga,
sólo para hacerse recordar,
pero casi siempre pasa sin bono de fin de conflicto.
Tu y yo somos nuestra propia deuda,
Histórica,
-a pagar en fecha indefinida-
mientras ahorro un tanto de mi sueldo chico
que es esporádico y pobre como canasta familiar de fin de año.

lunes, 30 de noviembre de 2009

El Estado Irremediable de Entre-Piso y La Maldición de los Cumpleaños (una y otra vez)

Vivan las aragnórisis fatales y los Textos Crípticos!!!!

viernes, 27 de noviembre de 2009

Otro más en mi colección de odios.

La vi pasar acompañada de su séquito como moscas a la mierda. Se veía más alta que la media, pero no supe si era cierto. La miré 2 veces o más, sin evitarlo. Era bonita, pero no más que una cualquiera. Parecía seria e inteligente (muy mala mezcla) (esas son las peores) Yo la miré, le dije algo. Me saludo con pena, como quien saluda a un leproso cuya nariz está a punto de desprenderse. Me habló rápido. Era un poco más alta que yo y podía mirar sobre mi cabeza mientras hablaba. Me fijé que siempre anda con la misma chica: una insignificante que parece muda, que no es bonita, que está en los huesos y parece haber detenido su desarrollo justo en el punto en que comienzan a diferenciarse los niños de las niñas. Mientras me habló el resto, las mosquitas, hicieron un círculo a su alrededor y se secretearon mirándome de reojo, la muda sale de la espalda de su jefa como un tumor benigno, pero triste; yo escucho el tsss tsss de sus voces mosquísticas comentando mi vergüenza y mis hombros se encogen de manera involuntaria. Eso fue todo y se dio vuelta, sin aviso, su falda hizo una onda en su giro y siguió hasta perderse de nuevo. Su séquito la escoltó y yo me quedé ahí, como pegada al piso, sin moverme, por segundos que fueron eternos hasta retomar la conciencia para seguir caminando con un odio más.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Del horóscopo del Diario La Hora (pedacitos para que lo armes)

El horóscopo siempre dice la verdad, se lo dije a todas, que hoy no me libro de verte en la calle y andar con la pena pesada; pero cuando las señales son tan claras deben ser mentira, porque esta primavera ha sido la más sola, recién me doy cuenta de que no duele tanto, pero la persistencia me está enfermando y caminando de puntitas me caigo y me pesan los ojos.

Hoy no me libro de verte en la calle, pero si lo digo en voz alta no se cumple y me trago la canción que tenía en la boca las ganas de decir quiero incrustarme en tus círculos y llenarlos de enfermedad/quiero incrustarme en tus círculos pulcros y llenarlos de virulencia, vómitos y alcohol, Puta.

El horóscopo siempre dice la verdad y esta es primavera más sola de los últimos 20 años. Pero ha llovido tan poco que casi no me doy cuenta, porque el dolor se seca y se hace costra y sólo pica cuando miro por la ventana de la casita-muro y tu hombro era el lugar más cómodo del mundo para descansar, porque la arena en los sueños no molesta ni se pega a la ropa ni se enferma ni duele.
El horóscopo tenía razón en todo, pero yo lo sabía desde antes. La posibilidad de encontrarte me causaba repulsión hasta las nauseas; ando con la tristeza pegada desde que soñé que descansaba en tu hombro y que la casa no era más que una pared con ventanas que separaba la calle de la playa. La posibilidad de encontrarte me daba nauseas y aún así camino de puntitas para ver si andas en el mismo metro, con el pelo negro y mirarte de lejos.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Del horóscopo del Diario La Hora (pedacitos para que no entiendas)

El horóscopo tenía razón en todo, pero yo lo sabía desde antes. La posibilidad de encontrarte me causaba repulsión hasta las nauseas; ando con la pena pegada desde que soñé que descansaba en tu hombro y que la casa no era más que una pared con ventanas que separaba la calle de la playa. La posibilidad de encontrarte me da nauseas y aún así camino de puntitas para ver si andas en el mismo metro, en la misma mierda en la que estoy metida.

y tenía en la boca las ganas de decir quiero incrustarme en tus círculos y llenarlos de enfermedad.

viernes, 13 de noviembre de 2009

A proposito de nada

The Cliks.
Lucas Silveira.
Sin reseña.
Cada vez me acerco más a los bordes

jueves, 5 de noviembre de 2009

Para la despedida.


Si le tuviese menos miedo al karma te diría que quiero que te violen con un tenedor y escarben en tu útero seco hasta que salga piel y luego sangre. Que te hagan tomar vidrios molidos para después mearlos, que te raspen entera por dentro para que sientas un dolor más cierto que el que andas contando por dar lástima. Que prefiero bailar con tres ciegos con tijeras en las manos que verte venir. Si no tuviese miedo le diría a todo el mundo que te pudres de enfermedades venéreas que juntaste al dejarme, que te gustó mover los dedos entre E.T.S’s para calmar mi ausencia y que tu lengua disfrutó esos sabores hasta estallar el pus verde-fluor. Que ahora te arrugas en tu cama-sola y pondría cara de “pena por ella” mientras los demás se muerden la cara de asco por aguantar el reflujo el tiempo que demora seguir esparciendo la mala nueva. Te diría que espero que nadie más te quiera por el bien de las niñas inocentes de buen corazón, que espero no acordarme de ti cuando despierte porque me va a doler el colon que es la versión prístina del corazón, pero que quiero seguir sintiendo el despecho que es la puta sensación más fuerte y bonita que me hace querer cantar sobre tu muerte y disfrutarla como victoria personal.


(Aclaración:


Esto obviamente es un texto fisticio, no ha sido dedicado a nadie ni escrito pensando el sujeto alguno. La aclaración se hace necesaria ya que creo que más de alguna se sentirá tocada por esto y mientras yo les digo: osea, jelouuu, demasiado ego!)

martes, 3 de noviembre de 2009

Lista de regalos (Sin valor estético ni orden lógico)

Amiguines que leen este blog:

Como algunos sabrán he estado pensando en mi lista de regalos, ya que han pasado las grandes celebraciones y sólo queda la celebración de mi natalicio, el cual (recuerden bien) ha sido cambiado este año para el día 8 de Diciembre, pues el 26 del mismo mes me parece una fecha perjudicial porque la religión me quita protagonismo...
Habiendo aclarado temas de fechas y razones doy a conocer mi lista de regalos, la cual es variada y maravillosa, para que puedan tener hartas ideas de qué chucha regalarme y alcancen a juntar dinero para sorprenderme.

1. Disco de Tegan and Sara que venden en el Portal Lyon
2. Boxers bonitos (llámese ropa interior de hombre o calzones que simulen su forma)
3. El libro “Niña Errante” de las cartas fletas de Gabriela Mistral (Puede ser pirateado, usado, fotocopiado, etc, pues no me tinca, pero lo quiero leer)
4. Pelucas de colores de fantasía, brillantes y muy glamorosas, de distintos largos, estilos y colores (que incluya una igualita a la de Lady Gaga)
5. Cosas gays.
6. Entradas a fantasilandia (obviamente con alguien que me acompañe, me dé de comer todo el día del paseo y lleve 900 bolsas para vomitar)
7. Cartas de amor anónimas y públicas.
8. Una ropita hecha por la Yud.
9. Citas a ciegas con personas que ustedes conozcan/busquen con antecedentes limpios y buenas referencias.
10. Regalos para el alma (cosas súper emotivas y hechas a mano)
11. Cahuines Wenos.
12. Un hechizo dedicado a mi persona que me haga feliz todo el año (me comprometo a creer)
13. Accesorios súper exclusivos y choris.
14. Una wea súper sorprendente que me deje con la boca abierta.
15. Películas buenísimas que no haya visto.
16. Panoramas fletos.
17. Corbatas de colores.
18. Maquillaje shúper logo
19. Una novia crecencia (de esas que regala la Carlita)
20. Un viaje por la noche a Valpo a una disco súper homosexual.
21. Una boa de plumas de un color yindo.
22. Una lista de hartas palabras exóticas que no conozca con sus respectivos significados.
23. Un viaje a punta arenas.
24. Fotos de la gente que odio en las peores situaciones, como siendo atropelladas o estando gordas, feas y con espinillas.
25. Alcoholes (de preferencia tequila o tragos de nenas preparados)
26. Saludos de gente famosa que me guste caleta (como Residente de Calle 13, Karol Dance, Arena, La Feña, Chinoy o actrices guapitas)
27. Besos gratis, pactos de sangre, declaraciones de amistad eterna y ese tipo de cosas que regala la gente cuando no tiene plata.
28. Música nueva que me pueda gustar.
29. Libros buenos (de cualquier tipo, llámese cuento corto, novela, novelilla, weas de arte, política, sexualidad, de colorear, etc)
30. Una mini celebración sorpresa (tipín once no-otra, pero con comidas mexicanas)


Eso sería, cualquier duda o consulta me pueden preguntar y yo de buena gana les daré datos de dónde comprar.

=)

martes, 20 de octubre de 2009

Lo que escribo cuando reflexiono acerca de la imposibilidad de escribir.

Soy confesora compulsiva y en mi calidad de “Libro Abierto” me veo imposibilitada de guardar secretos, por más absurdos, pequeños o vergonzantes que estos sean. Hoy confieso, a modo de limpieza de conciencia, de expiar males, de romper un hechizo. Hoy confieso con la peor redacción, con metáforas horridas y mal escritas, con la letra pesada como haciendo arcadas para salir. Hoy confieso tener una crisis de escritura, tener un nudo de palabras (feas) que me atraviesan el pecho, que me oprimen despacito y suave. Hoy reconozco, ante mí y ante el que lee, que hace varias semanas no escribo nada más que datos utilitarios; Nada, más que nombres, números, coordenadas o descripciones, todas estas sin gracia alguna, sin más brillo que el de un eventual lápiz bonito con glitter que distraiga el tedio de escribir “fome”, de guardar crónicas, soliloquios, personajes o críticas de gente mal-vestida. Y es que a veces pesa sentarse frente al papel sin hilar nada, como la permanente puntada sin hilo que apuñala una y otra vez rompiendo la tela, dejándola coja. Y es que, al parecer, sólo escribo en 3 circunstancias específicas, en 3 momentos determinados, bien organizados, en 3 razones.
Los mejores escritos emergen de la pena, de vomitar dolores amargos y lágrimas saladitas que aliñan la ensalada dramático-pintamonos de todos los días. Ya no tengo pena, ya no escribo p-e-n-a con sangre o tinta shina roja haciendo las veces de esta. Ya no lloro ni picando cebolla.
El segundo momento es el más cursi, el más dulzón-bombón maricón de todos los estados de mi otrora literaria vidita. En segunda instancia se escribe por amor(sh o quizás entre comillas, pero así más o menos). Mientras más platónico, más lindo. Mientras más lejano, más escrito. Mientras más sufriente, más viscerales y sucias son las letras, más hediondas y rebosantes de fluidos.
Ya no tengo amores ni corazones, no tengo parches ni clavos, no tengo sexo ni heridas. Me he vaciado de romances imaginarios que me pegaban las manos al lápiz escupiendo el producto bruto del corazón roto.
La tercera y última instancia es la más ridícula, la razón más incómoda que provoca el derrame de coágulos rojos sobre el papel/algodón y la ropa más bien oscura. Son razones eventuales, (derechamente mensuales en el caso de un organismo sano) esencialmente femeninas y básicas; no es más que el despojo del óvulo sin uso y la resaca hormonal que este conlleva. De esta razón hoy me cuelgo, enterrando las uñas hasta herir, pues necesito escribir que olvido palabras, que pierdo acentos, que compongo en vano y que el rojo de la letra se destiñe a rosado virginal de agenda tuti-frutti, a simple cursilería de algodón de azúcar y peinado estilo Kathy Barriga de antaño.
Y confieso que no puedo escribir por más que intento, porque las letras se me salen de los dedos, pero de disuelven al primer soplido. Confieso que escribir para mí no es un talento ni una disciplina, sino un estado (o más bien tres) que ya pasó, dejando las letras con falta de ortografía y sin sonido y llevándose las palabras que me servían para parecer inteligente e interesante.
Hoy en día soy una chica-sin-brillo que sólo escribe en post it y no puede decir más de 2 palabras sin terminar en “weá” y a veces siente que le han quitado las manos.

martes, 13 de octubre de 2009

Love Me Tender

miércoles, 30 de septiembre de 2009

La caca.

Como lo único que escribo últimamente son conversaciones de msn no me queda más que copiar/pegar una que me ha parecido bastante reflexiosa (sic)



personita* dice:
por la reconchetuchucha que es cierto!!!
a las chicas les/nos gustan las personas malas
no sé por qué


This is real life. The juice. The stink. The glory. dice:
entonces la "maldad" tampoco me sale mucho, o me sale poco natural jajaja
pucha que complicada
constitucion politica de 1980


personita* dice:
jajajajajajaaaaaa
yo tengo una teoría de eso


This is real life. The juice. The stink. The glory. dice:
dimela!!!


personita* dice:
es sobre las chicas y las malas relaciones
resulta que a veces uno tiene una relación mala tras otra
y parece que fuese mala suerte y no "encontrar" a una persona adecuada
pero si pasa más de una vez yo creo que es por un problema estructural
es porque a las personas les gusta algo que no necesitan y que les hace mal
como los chicos malos
saben que quieren un niño de bien, que sea tierno y todo, eso es lo que necesitan
pero inevitablemente le gustan los chicos malos que las hacen sufrir y arruiinan las relaciones
esto se traduce en una simple analogía
tener malas relaciones es como comer caca
si comes una vez, es mala suerte
si comes más es porque te gusta la caca
FIN


This is real life. The juice. The stink. The glory. dice:
muy buena analogia





personita* dice:

a mi me gusta la caca.

viernes, 25 de septiembre de 2009

lunes, 21 de septiembre de 2009

El rey del mote con huesillos

Este canción la escribieron pensando en mí y en eso estamos de acuerdo. Soy una egótica culiá y mi lengua es de los pocos lugares que no tienen pelos en mi cuerpo de mono borracho, por eso me permito decirlo

Estaba pensando que si mi corazón fuese un huesillo tus brazos vendrían siendo el agua turbia donde flotan los motes bailarines; así, tú, en analogías ordinarias y hediondas a pichi de viejo, sacarías lo sequito de mis manos en adelante, y de vuelta.

(no te gustaría si supieses que tengo olor a vega central,

al día después de la feria,

a acto masivo con filas enormes para entrar al baño)

martes, 15 de septiembre de 2009

Oh, James!

You broke me

I thought I knew you well

me mata un poco

sábado, 12 de septiembre de 2009

SeptiembreSol

En días así, de sol tan rico, debí despertar en tu casa con el pijama que me prestas para dormir cuando ya es bien tarde. Debimos perder este día sentadas en el jardín, jugando a cualquier cosa, prestándonos lentes de sol y haciéndonos cariños. Debimos acostarnos en las baldosas que estaban frías para discutir que haremos en la noche y yo debí decir “es que tengo que irme” para que no me dejaras y me acostaras en tus piernas como a un gatito remolón.
Ya tenemos la confianza suficiente para estar así, sin vestirnos, todo el día y los lentes nos dejan mirar el sol sin estornudar.

Encontré un payaso ciego y cojo dibujado en mi cuaderno de francés.
Podemos sacar el sillón, porque así estamos más cómodas.

Me gustan esas rosas que crecen ahí y que el pasto se mantenga verde hasta que llegue el gris del telón de cierre.

viernes, 14 de agosto de 2009

Magic Of The Crashing Stars

Anoche era igual que ella y miraba con ojos tiernos (los más brillantes) mientras decía que me quería.

Los sueños tienen las transmutaciones más graciosas y, ahora, me reconozco adicta a esa sensación de tener el pecho lleno y cosquillas en la guata.

Mira que cosas más raras.

miércoles, 22 de julio de 2009

Quién me querrá?

Quién me querrá
Si me faltan pedazos de cuerpo y tengo cicatrices asquerosas
Cuando mi piel rasposa rompa las sábanas
Si me derrito como un marshmellow con el calor y no me veo y les doy asco

Quién me querrá
Con los dientes amarrillos, con las manos duras
Con lo que me cuesta sostener una idea
Con mi ropa mal combinada y escandalosa

Quién me querrá
Si hablo como no sabiendo hablar y digo más insultos que sustantivos
Si nadie me ha querido
Si me siento desechable, calcetín roto, pañuelo usado.

Quién me querrá
Cuando sienta mi olor a mugre
Cuando vea mis uñas sucias
Cuando se me quiebren los ojos y se derramen en sangre viscosa.



(Al más puro estilo Christina Rosenvigne)

viernes, 17 de julio de 2009

La pena de los gatitos ausentes.


Los gatitos se salen, se pierden unos tras otro, mientras caminan con la seguridad a punta de bigotes. Yo les curé las heridas, les cosí piel nueva que es la mía propia; yo limpié sus ojos destrozados en peleas y besé sus lomos escuchando en rrrun rrrun de su barriga.


Ahora los gatitos que salen no vuelven y están hartos del cariño maternal.


Yo no puedo retenerlos en mis brazos, con cariño, sin sangrar en los rasguños.


Suspiro no llega hace casi 3 días y me preocupo, porque se va sin avisarme y me duele el pechito que esté lejos, que le pase algo malo. Suspiro tiene mis malas costumbres y se va sin decir nada. Yo me duermo sola y miro por la ventana por si viene a tocarla.
Si Suspiro no vuelve yo me muero un poco, porque me deja sin sus ojitos tristes, sin cariños en la cara, sin rrrun rrrun en las orejas; solita.

martes, 14 de julio de 2009

Crímenes Perfectos.


Aún preparando el crimen perfecto tu daño sería el más perverso.
El papel de victima no te queda Darling
(me destrozaste tantas veces que casi me hago polvo)
El rol de mártir no te viene Honey,
pasó de moda en los noventas junto con el grunge y los pantalones rotos.
Aún disparándote tres veces no tendría culpa
(yo tontita)
(quería cuidarte)


(a veces me caigo en pedazos por quererte)

Aludo defensa propia y no venganza



Y desaparezco ganando este último duelo literario.



(el dibujo es mío, igual que las cicatrices)

Blandito

A veces siento que estoy hecha de un material blandito, de muñecas de trapo como cliché de la infancia, de algodón sintético cosido con los hilos hacia afuera como las tripas, como malhechito. Nunca he rematado el punto; y me tiran de un hilo y me desarmo. Estoy hecha de sustancias rosadas (nada más patético) estoy llena de marshmallows y guagüitas deformes, algunas sin cabeza otras sin patitas. Soy de plasticina, de forma rearmable me produzco de materiales informes, de colores que mezclados dan un café bien parecido al excremento. Soy de masita amorfa y apretable, inestructurada en comparación con huesos y carne, bastante fea en relación a mis pares. A veces me gusta que alguien venga y juegue a armarme, a darme forma; a tirar el hilito para así empezar de nuevo.

viernes, 3 de julio de 2009

Capítulo veintidós: litoral central.

La playa huele a zoológico. Se juntan todos los olores, todas las razas. Los niños llegan con pantalones bajo la rodilla y la niñita del peinadito canta “yo te conocí por mensiyer”. Comienza la construcción del puente entre las ventanas, yo creo que se va a caer. Alguna familia trae un perrito “mira el perrito” no hay discreción “uhhhh, que chiquito”. El puente no se ve firme.

“¿Dónde está mi princesa? ¿dónde está mi sirena?” el viejo ebrio se arrastra como serpiente, más bien aplastada, no se para y una tabla sale de la ventana para llegar a su homologa el edificio del frente. ¿Dónde está mi princesa? El viejo la agarra y le toca las piernas. Vuelvo al libro, la imagen es asquerosa y da un poco de pena; es como ver las noticias. Todo el bullicio. Somos once y somos C3 como todos, somos grandes y vistosos, somos siete toallas y dos quitasoles, somos pan de huevo y merengue. Al lado ella lo conoció por mesinyer y sal de aquí conchetumare, subía todo el día fotos al fotolog, pero eso fue el año pasao, tay puro gueando.

El viejo guatón busca-princesa-de-once-o-diez-años, como si fuese ciego, busca a tientas palpando sus piernas flacas de arriba a abajo, pero el puente no es puente, es una tabla. Siento que veo tele, porque la princesa no es princesa y el puente es tabla, mientras el viejo babea en besos a la niña que ríe nerviosa. Es de mala educación mirar esas cosas de tan cerca. La tabla llega a la ventana del frente.

En la orilla, donde los pies se mojan de pura espuma, la gente parece más linda, porque el sol ciega un poco y no puedo abrir bien los ojos; pero este puente pobre, otrora llamado tabla, no puede sostenernos. Nadie puede cruzar. Y caemos.
(texto no terminado escrito hace cien años mientras leía el capítulo 22 de Rayuela)

sábado, 13 de junio de 2009

Acción de arte/Declaración de amor encubierta*


A mí siempre me fue bien en los ramos teóricos, siempre me fue mejor que en los talleres. La teoría me es más fácil, me resulta e incluso me gusta, sin llegar a “apasionarme”. Mis amigos destacan eso de mí: mi capacidad de salir bien en historia del arte o estética sin hacer mayores esfuerzos. Yo preferiría destacarme por hacer "obras" bacanes, por mis conceptos bien desarrollados, por hacer trabajos interesantes, por tener buen oficio, porque eso me gusta más. Varias veces me han dicho que debí estudiar teoría y yo creo que es cierto; pero la teoría me gusta, me interesa, me resulta, mas no es lo que quiero hacer.
Tal vez la gente no debe guiarse por lo que disfruta sino por lo que hace bien. Quizás hay que explotar sólo los potenciales obvios en vez de pelear por lograr algo que rara vez funciona y se valora, porque nunca es demasiado bueno. Ha de ser inútil entonces esforzarse en algo que, por más que te guste, no es lo tuyo, no es lo que “sale mejor” y mucho menos lo más fácil.
A mí me gustan los ramos de teoría, sin embargo no me “apasionan”. Tengo la gracia de sacar de 6.0 a 6.5, a veces incluso más (aunque nunca llegando al 7.0) en pruebas para las que no he estudiado. Puedo rendir bien sólo poniendo un poco de atención y creo que así debe ser todo. No hay para que torturarse pensando un proyecto que nunca queda bien, buscando nuevas técnicas para mejorar el oficio o conceptualizar mierdas que nunca quedan bien armadas, si siempre van a felicitar a la gente que se saca seises o seicincos aún haciendo el mínimo esfuerzo.
Creo que esta vez, si tengo la chance y resulta fácil, me dedicaré más a la teoría. Puede ser que en camino me enamore de la estética y me quede con ella.
He dicho!


*Analogízame la vida, Capítulo I: “El que cachó, cachó"

martes, 2 de junio de 2009

Random.

Está triste pero cómoda, yo escuchaba y la galleta de la fortuna decía en lenguaje críptico mal escrito tu es un libro profundo y difuso” y yo me negaba a creer en las palabras de algún chino-japonés que no sabe redactar en español. Señor, yo no es un libro, no tengo palabras bonitas, más que alguna en inglés mal escrito que a veces me apuntan al sexo; Señor, yo no es un libro.
Anoche soñé que te querías casar conmigo, sólo porque me gusta ponerle tu cara a las cosas que me gustan (vamos a pedirle mi mano a mis padres)(me da risa la frase) Le pedías mi mano a mis padres y ellos felices accedían (hace tiempo quiero que mi mano sea tuya)(a veces me da frío) Te reías con tus amigas, te reías de mi (siempre me gusta hablar
de mí)(me escondí en tu brazo por vergüenza) Me gusta ponerle tu nombre a las cosas que duelen.
I’m trying to break your heart.
Las cosas pasan por azar, a veces quiero tener mucho dinero, tenerlo todo. Casi siempre quisiera haber nacido pobre.
El 90% del tiempo duele alguna parte del cuerpo, casi siempre la cabeza, después el estómago, el útero, las piernas y los brazos.
Mi cama es muy grande y sólo a veces me doy cuenta.
Hoy me enamoré 3 veces.

Pero las cosas están todas en el suelo.

viernes, 29 de mayo de 2009

La clasificación compulsiva de todas sin orden lógico.

Te voy a poner un nombre. Te nombraré casa, calor, animalito tierno, gato peludo, juego de noche, camita blanda, penita de niño, parajito nuevo, tu mano en la mía, en tu brazo seguro.
Te digo nublado, chocolate con leche, pan con queso, fantasma corto punzante, chaqueta de corderito, yo no soy ella.
Te pondré nombres distintos. Te nombro colchón suavecito ocupado, sábanas limpias, domingo en la noche, vino blanco vino negro, chúpame un coco imaginario amada mía, pajarito viejo que te picotea el corazón, corazón roto, puta que ganas de darte un beso, pelo corto, pelo negro, pelo largo.
Me nombro contigo. Dime desprecio, billetera vacía, contestadora compulsiva, pañuelo moqueado, llanto cualquiera, risa nerviosa, manito sola, imaginación culiá, sábado en la noche, fiestas de baile, no soy la más fea pero no importa, quédate conmigo.
Y te nombro de nuevo. Te nombro mujer, niño, cabra chica, corazoncito tomao, la misma ropa de nuevo, amor imaginario, sexo rico, caliente de mierda, Mapocho hediondo, fuente de soda, limón con miel, bar cuico, pobre polera naranja, caderitas de niña. Te llamo destino de mierda, casualidades conchas de su madre, jueguito torpe, día feo, pajas mentales, frio en las manos partidas, abrazo incómodo, corazón que salta y sale corriendo.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Mente Cochina.


Así quiero verte guachita, moviéndote fuerte en máquinas de metal, como si tus músculos salieran a flote y me rozaran.



Así quiero verte, que ruda te ves bonita, con esa ropa casi pareces niño y sudas a noventas desaliñados.



Así quiero verte, ven mañana, igual, que yo de caliente quiero dibujar como se marcan tus brazos y decidir precisa donde quiero morder.-

martes, 19 de mayo de 2009

Carlita:

Lo que pasa es que a veces quisiera escribir un guión, una obra buena, como para que quieras verla. Me dan ganas de escribir monólogos largos y sufrientes, que quizás si se dicen rápido no se entienden y dan risa. Me dan ganas de escribir una obra que nadie quiera ver, pero tú sí y yo también.
Me gustaría escribir bien y hacer una obra bonita, con personajes felices que se tomen de la mano y bailen, que canten y coman arroz con leche. Que se la pasen riendo hasta de las cosas tristes, de las cosas que se pierden y de la gente que se va, que se muere. Que se rían cuando llueve porque no pueden mirar al cielo; porque les cae la lluvia en los ojos y parece que estuviesen llorando. Pero se ríen, se ríen siempre y se dan abrazos de esos lindos que tú sabes dar y yo trato y trato y no me salen. Juegan a la ronda y a la pinta.
Me gustaría tener un escenario de colores y meterlos a todos, como jugando, para que choquen entre si, se confundan y las madres pierdan a sus hijos, porque no los quieren y les sueltan la mano. Luego gritan para hallarse, pero no pueden, no se encuentran. Y eso tiene tanta gracia, tanta, que al público se le salen los ojos y ya no ven.
Quisiera hacer una obra y quizás quieras actuar en ella. Puedes ser la protagonista, la que dice más palabras y llora de la risa siempre, porque es feliz. Puedes inventar canciones y cantarlas con tu voz suavecita que a veces se quiebra en el hilo más delgado y frágil. Puedes ser la primera, la que más hable, la que todos quieren ser. La protagonista, que quizás a veces tiene rabia y grita, pero da risa porque nadie va a escuchar, porque grita y nadie la quiere, porque a nadie le gusta la gente con pena, que habla de tristezas y de madres que se pierden.
Eso da tanta risa, da tanta risa.
Y a veces los personajes se caen de las escaleras, como pasa a veces, y se rompen la cabeza y el escenario se llena de sangre y todos cantan y bailan y la sangre corre y salta como en ríos felices y cantores. Todos se manchan y ya no se ven sus caras. Todo termina en una mancha roja, de monólogos que se dicen tan rápido que pierden las partes tristes, se enredan y dan risa.

viernes, 15 de mayo de 2009

Quiero ser tu nuevo pajarito y morir pensando que sí me vas a querer.

-Hey, Pretty Face, can I go to your place?
Puedo reemplazar al pajarito muerto que quedó en tus sábanas.
Puedo morderte el cuello mientras me follas con los ojos cerrados para evitar el asco.
Puedo quedarme a-tu-lado y cortar mis piernas para no ser tan grotesca.

Voy a cambiar mi cara y mi pelo, te juro que seré bonita.
(Te va a gustar mirarme)
Voy a aprender cosas interesantes.
(Y quizás me escuches, me dejes hablar)
Voy a dejar de comer, voy a maquillarme los ojos.
(Para no ver que no me quieres)
Voy a cortar una falange de cada dedo para ser chiquitita.
Voy a regalarte mi corazón chusco
Para que con él juegues
Y le des de comer a tus gatos

Y te rías.

Acerca de Dorsal, Conchalí y el sentido de pertenencia.

Desde aquí no se verán los edificios llenos de espejos, no reflejarán el sol cuando el cielo se ponga naranjo-lindo. No tendremos más parque verde, las caras se nos pondrán grises y de vez en cuando podremos cruzar a comprar, sin morir en el intento.
Desde aquí no se verá la virgen; ella cierra los ojos cuando la quinceañera se la chupa por quinientos.
Estaremos aquí, tapándonos en barro y mierda cuando llueva, corriendo a la casa para quitarnos el olor a pobres. Y secarnos.
Miraremos los autos que pasan rápido, aplastando el suelo, moliendo el cemento que tapó la gracia que fuese nuestra.
Vamos a mirar los autos lindos y de colores que pasan rápido, con las ventanas cerradas.
(No abra señor: le vamos a robar, le vamos a ofrecer sexo, le vamos a dar pena)
Vamos a mirarlos sin decir nada, con cara complaciente, pues poco importa que nos quiten lo poco que tenemos, porque somos de ninguna parte y tenemos nada que defender.
No importa que nos aplasten el ego, si quizás van a poner un arbolito. Y van a sacar, por fin, a las putas flacas que tanto nos bajan el pelo.
A mí me hubiese gustado nacer pobre.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Hoy en el metro un tipo me rozó el labio con la mano negra y seca

yo lo quise un poco

La moneda y el solcito de la tarde.

A los 15 el combate era inconsciente y con mi novia nos besábamos después de almuerzo frente a la moneda. Enfundadas en uniforme de colegio cuico, aunque fuésemos particular subvencionadas, apestando a completo de $200 nos sentábamos en el pasto de la casa de gobierno, tomabamos el solcito de la tarde y prendiendo un Belmont light nos besábamos hasta salir rodando y quedar manchadas verde-pasto. Nos besábamos tanto que no podíamos escuchar los comentarios de las viejas que, escandalizadas, pretendían ofendernos. Y fumábamos tomadas de la mano comentando cual era la paca más rica del sector. Ahí nos quedábamos toda la tarde, casi sin respirar, mientras la gente caminaba por la representatividad del país y nos veía tortilleando sin pudor entre almuerzo y once. Todos nos veían, así tan niñas, queriéndonos tanto, tan obscenamente.
A mí me gustaba llevarla de la mano después del colegio y pasearla por Santiago centro como exhibiendo el lujo de ser novias de 15, de usar la misma falda y compartir el maquillaje. Como exhibiendo con orgullo el ser fleta, chica y puntúa. Me gustaba mirar a la gente a los ojos cuando nos gritaba mariconas y tomarle la mano más fuerte o abrazarla, casi sentir el sabor rico de hacer las cosas mal. Me gustaba acompañarla a esperar la micro, que nos viesen despedirnos con un beso en el paradero y salir caminando con la cabeza en alto en medio de la gente con cara de curiosidad o asco.
A ella no le gustaba mucho tomarme la mano; muchas cosas le daban miedo. Tenía 2 años más que yo y mucha más experiencia, aún así se sentía un poco sucia de quererme. Le gustaba más la oscuridad de un bar alternativo o quizás un baño. Aún así se acostumbró a nuestros paseos y perdió el miedo, sin dejar de sentirse incómoda.
Yo la llevaba frente a la moneda para que estuviésemos “solas”, nos sentábamos entre las palomas que solían cagarle el pelo o la falda para que yo a consolara haciéndole cariño mientras se acostaba en mis rodillas. La llevaba a la moneda como protesta tácita, como acto político silente, pues me gustaba que me vieran feliz con ella. Ella fascista de ignorancia como era, inconsciente por fenotipo, no se daba cuenta de lo linda que era la imagen; creía que era más rebeldía
beber siete horas y llegar borrachas a casa.

domingo, 12 de abril de 2009

V de Visiones.

I

Todas las visiones fueron de noche y eso las mantuvo siempre con un velo negro que las hacía borrosas. Recuerdo una en la playa: confort en mano, vaso plástico, te pregunté qué pensaste y pateé la arena. Me hablaste de imágenes con palabras; esa siempre ha sido mi relación favorita.


II

No nos besamos hasta estar bien borrachas, siempre. Ahora creo tener la costumbre de beber y llorar de forma compulsiva; no me gusta esa costumbre, la encuentro burguesita. No nos besamos hasta estar bien borrachas, siempre, hasta que el besarnos se hacía necesario por la calentura del alcohol. También esa noche lloré, mala costumbre de doler, de preferir los besos sobrios y contigo. Esa noche también nos besamos borrachas, hablando visiones y …


III

Entré por tu boca para recorrer tu cuerpo.
Por dentro; muchas veces, por teléfono.
Entré por tu boca y enlacé tu lengua con la mía en un nudo húmedo y ciego.
Marqué de nuevo para tocarte,
por dentro,
de lejos.
Me tocabas con la voz.
Con la letra escrita me rozabas los labios.

Y yo esperaba de tu voz bajita
la pregunta sucia que me masturbara.

El ultraje inocente de mi corazón manoseado.


IV

Nadie tuvo visión de esta vuelta. De tan lejos y tan oscuro que ya no se ve el mar, y yo queriendo dormir sobre tu hombro para escuchar tu pecho abierto. La sensación de domingo en la noche, llegando a casa a planchar el uniforme, cuando el lunes hay prueba y nadie ha estudiado.


V

Gracias por tomarme el corazón, por manosearlo.
Por dejarlo opaco de grasa, sucio y desgraciado.
Gracias por manosearme el corazón
que ya lo creían muerto de borracho y viviendo bajo un puente.
Gracias, linda, por manosearme el corazón
que se sintió cosido con tu nombre y lo abrazó fuerte.

Gracias por tomarme el corazón,
que quedó sin brillo,
pero sintió el calorcito de tus manos grandes
abrazando la visión nocturna.

miércoles, 1 de abril de 2009

A mano.


domingo, 29 de marzo de 2009

How to dissapear c o m p l e t e l y

Crónica de un concierto esperado





Ayer fue el concierto de Radiohead.
Ayer desperté con taquicardia y dolor de panza de la emoción/nervios/etcs acumulados.
Ayer me sentía mal, como de esos días en que uno se siente mal y piensa que quiere morir o, aún mejor, desaparecer completamente. Pero, cómo desaparecer completamente cuando ese días HAY que ver a Radiohead?
Más vale vivir el día y saber que, aunque todo está mal en la vida, HAY que ver a Radiohead y ser feliz un rato.

Radiohead es impecable, un show maravilloso, inolvidable, genial, hermoso. Fue demasiado bueno, aunque casi morí en el tumulto fanático y apenas los ví del porte de un maní.
El despliegue de luces fue perfecto, el escenario increíble, sobretodo para mí, pues no suelo ir a conciertos que tengan mucho equipaje visual, sino más bien voy a conciertos bastante austeros como fue Interpol o The Killers.
Radiohead es lo más, por algo OK Computer es el mejor disco de los 90's y los que le siguieron son aún mejores.
Tuve que saltar mucho para ver a Thom Yorke y reconocer un poco sus rasgos. Casi morí por eso. Fue muchísima gente y yo no sé de donde salió gente tan alta, pues Chile se caracteriza por su población que en general no supera el metro setenta. Pues esta vez el concierto se caracterizó por medir por lo menos 1.80 y formar una pared de cabecitas (o cabezotas), en la parte delantera de la cancha donde se realizaba el concierto. Muy difícil ver, aunque yo mido casi 1.70 y con un salto podía distinguir un poco. Fui con dos amigas que miden aproximadamente metro y medio, que es muy muy poco y apenas llegaban al codo de la gente que estaba formando la pared impenetrable de hombres grandes, peludos y sudorosos.
Tuvimos que esperar muchas horas para ver a Radiohead, llegamos a las 3.30 de la tarde al estadio porque abrían las puertas a las 5. Cuando llegamos la entrada ya estaba completamente llena y vi a mucha gente que conozco o conocía.
Radiohead tocaba a las 9 y antes de eso tocó una banda chilena un poco mala (como casi todas) que se llama Casino que toca el tema principal de una película chilena un poco mala (como casi todas) que se llama Promedio rojo. Yo creo que a nadie le gustó, pero aún así algunas personas aplaudieron. Después de Casino tocó el turno de Kraftwerk, ese grupo alemán bien antiguo y extraño. A mí en general me dan mucho miedo los alemanes, pero esta vez estaba decidida a bailar. Kraftwerk es un grupo legendario y verlos en vivo es extraño, porque yo creo que son buenos y, claro, son los padres de la música electrónica, sin embargo.... me dio sueño. Kraftwerk es toda una experiencia, con todo el peso histórico, sus letras que no entiendo pero sé que hablan de cosas tecnológicas, sus visuales tan suprematistas y bonitas... y yo, aún así tenía sueño. Cero respeto con la historia musical.Una vez que terminó Karftwerk faltaron 40 minutos para Radiohead, 40 eteeeeeeeeeeeeeernos minutos.

Y así... morí.

Empezaron con Creep y ahí ya me desconcertaron. El día anterior terminaron con creep y yo llegué a la conclusión de que ya que no venían jamás a latinoamérica están concientes de que aquí hemos escuchado creep mil años, como un himno a la desesperanza adolescente noventera, sin saber jamás como suena en vivo. Por eso, aunque no les guste, la tocaron una y otra vez.
Desde creep todo fue una escalada de emociones hasta que tocaron exit music... a h í m o r í.

Exit music y lloré.

Demasiado para mí. Reviví y seguí escuchando. Thom Yorke habló mucho en español diciendo el honor que le significaba estar por primera vez en Chile y lo lindo que era que el último concierto de la gira por latinoamérica fuese esa noche, con nosotros en Santiago. Hablaba como un robot, casi como una canción de Kraftwerk.

A todo esto, en cuanto empezó creep todos corrimos lo más adelante posible comenzando la lucha por llegar a la reja y yo, al instante, perdí a mis tres amigas (dos de ellas de metro y medio) quedando sola en medio de muchos sujetos desconocidos que cantaban y se drogaban alternativamente. Quedé sola, pero feliz y bastante más adelante del lugar en el cual estaba en un principio viendo a Thom Yorke del porte de un maní y medio.
Terminaron con Paranoid Android y fue (perdón por decirlo con tanta confianza) O R G Á S M I C O !
Imaginar que desde mi infancia escucho esa canción y veo el video que años atrás me perturbaba, y ahora estaban ahí, Radiohead ante mis ojos saltarines entre la multitud.
Radiohead al frente, yo perdida entre la multitud que salta, no se conoce y se golpea con choques eléctricos: i n c r e í b l e.
Cabeza de Radio al frente y aunque no tocaron "How to dissapear completely" yo sé que puedo desaparecer completamente cuando estamos escuchando Radiohead, como soñando que nadie nos conoce.


(Esta reseña musical es un mail que le escribí ayer con mucho cariño a mi amiga Cris/verde/radiante/no/esperanza)

lunes, 16 de marzo de 2009

Hate-Full


Me lleno de odio, hate-full, y las ulceras supuran líquidos podridos. Me lleno de heridas, despierto con nauseas y sola no se quitan y tanto, tanto me duele por dentro, tanto, tanto me quiero esconder, tan poco me escondo. Me guardo, me muestro, me sobre-muestro. Sangro. Me ahoga la sangre que sube por la garganta, vómito en la mañana, la boca me queda amarga. Los dientes se me ponen rojo y se caen. Me crece barba, se me cae el pelo. A veces me da risa. Me miro en el espejo y me da risa.


hescribo herrores y aún así me hequivoco.


Revienta la piñata de basuritas sobre mi cabeza, pity for me, llena de líquidos percolados.



(Escrito en base a frases robadas de un mensaje de Ceci)

viernes, 13 de marzo de 2009

Blue Veins




Tenía las venas azules y abiertas. Azules y abiertas. Tenían una canción de fondo, canción perfectamente elegida para convertir la escena en una película, mirarla desde más lejos y llorar menos.
Tenía las venas azules y abiertas. La canción sonaba como al revés y me acordaba de cuando corría como niña, yo la seguía de puro amor que le tenía. Tenía las venas azules.

-Yo le temo a las amenazas cumplidas

La canción suena como al revés. Rewind/Recuerdo. En este momento tendremos un flash-back todos mirando la nueva película que nos quiere mostrar. Miramos atentos como si fuese pantalla chica y nadie se atreve cambiar el canal.
Tiene las venas abiertas, azules y jugosas. Todo huele a carne roja molina en complemento a nuestro vegetarianismo-verde. Tiene las venas del mismo color de los ojos y no la miro, no la miro a los ojos.

-Me río por dentro.

Yo sabía que iba a pasar, siempre le gustó mostrarse y ahora se muestra por dentro, se corta en pedacito y nos muestra bajo-su-piel.
Todos entramos en las venas azules, nos colgamos de sus dedos y lloramos la escena más triste. La escena más final.

-Yo te quería tanto.

-Y te quiero ahora.

La canción me suena al azul de blues. No le gustaba ni el color blues ni la música tan azul, por eso la escena pica un poco (en su justa medida) para no ser demasiado cómoda. La canción fue elegida para incomodar (en su justa medida) sin tener un ataque de llanto.

-Si sonara PJ Harvey me rajo llorando.

jueves, 5 de marzo de 2009

Hoy en el metro vi a un tipo horrible que sacaba una lengua larga para besar a su novia

No sé si algún día recupere la vista.

lunes, 2 de marzo de 2009

Esta canción nunca tuvo música.




Mi corazón tiene una tele, parece que ahí nos vemos
Hacemos novelas y somos las más cebollas
A mi abuela le gustaría esta historia.
Nos vemos comiendo postre, después de almuerzo
Teleserie venezolana de bajo presupuesto

Ponte un vestido lindo, eres protagonista
Si viviéramos en la tele la historia sería distinta
Terminaríamos juntas, correríamos por el campo
Uno que otro engaño, vacaciones 3 veces al año

Mi corazón tiene una tele, pedazos de mentira
De colores chillones, casi nunca dan buenas canciones
Las noticias de hoy son tristes
Y el estelar muy malo,
Te fuiste a otro canal

Ahora el director me trata mal

Mi corazón tiene una tele
Y haría una película contigo
Escribiría tu papel, contaría tu cuento
En jai definishon porque es más moderno.

Ponte un vestido lindo, eres protagonista
Si viviéramos en la tele la historia sería distinta
Terminaríamos juntas, correríamos por el campo
Uno que otro engaño, vacaciones 3 veces al año

Mi corazón tiene una tele, casi nunca está apagada
En los días fomes no me muestra nada
Ahora somos un programa repetido

Hoy ni mi papá ve este partido

Mi corazón tiene una tele, mi programación te aburre
No hay realitys ni futbol
Tele de niñas es mi mayor gusto
Pero sin usted no hay personajes
Ni protagonista, ni secundario
Nuestra historia ya no sale ningún diario

miércoles, 25 de febrero de 2009

Un cuento de cómo me hice zurda imaginaria.

Ahí andaba caminando y me encontré con tu golpe, con tu corazón entregado que me pegó en la cara. No supe si darme vuelta o saludar. Mejor salí corriendo para que no me vieras y para que yo no te viera y para que ella tampoco me viera y se riera en mi cara porque claramente ganó la guerra tácita por llegar a tu piso. Subió mejor, más rápido y antes. Y yo salí corriendo por la fuente y el pasto verde. Me caí de boca y me comí la jaqueca, la ja-ja-ja-jaqueca que se instaló entre ojo y ceja al lado derecho de mi cara. No me gusta el lado derecho, tengo la secreta esperanza de ser zurda algún día. Ambizurda. Me quedé leyendo, tomé una cerveza muy roja que me gustó, era muy rica. A las 18:58 lo que más quise fue vomitar y sacarme el ojo derecho con una cuchara. Eso, o ser zurda. La ja-ja-ja-jaqueca me viene a ver más seguido, me trae unas nauseas que no te explico. No me ha dejado sola. Cuando llegué a mi casa alguien se había comido mi chocolate y hacia un calor del infierno. No me duché, era muy tarde. Me lavé la cara con la mano izquierda dejando espacios sucios, pero ensayando la zurdera que he querido adoptar. Quise salir a ver libros, cara sucia y todo, pero me duele entre el ojo y la ceja diestra y las cucharas me dan miedo, tienen un cierto aspecto liquido-amigable que no me gusta. Me gustan las pastillas rojas, pero últimamente no sirven para nada y me recuerdan un sabor malo. Me enamoro. Quiero salir contigo, con ella, con otra. Quiero llevarlas a todas de la mano izquierda y contarles como pude volverme seca, zurda y cambiar de color como camaleón africano (lo vi en national geographic). Escucho música romántica que a ambas les gustaría. No sé qué oído funciona mejor, preparo un experimento para saber más. Tal vez un día seamos tres o cuatro escuchando la música fuerte y bebiendo. Y yo les cuente como me hice tan zurda corté mi mano derecha.

Riendo para no llorar.

martes, 24 de febrero de 2009

A veces cuando despierto más temprano y de repente me quedo sin nada que hacer.

Dejar las malas costumbres. No mirar internet tan temprano. No revisar vidas ajenas. No revisar blogs que se actualizan poco. No conectarse a mesinyer y no tener a nadie con quien hablar. No acordarse de cuando había alguien. No revisar el mail de forma compulsiva. No esperar. No quedarse toda la mañana sentada. No comer demasiado. No olvidar los remedios. No descuidar al gato. No te gustan los gatos. No esperar. Buscar algo que hacer. Salir a andar en bici. Cambiar el color del pelo. Tengo sed. Me gusta la música buena. No acumular rabia en el colon. No tener colon. No bajar más música. Más música era un programa muy malo. Mirar la moda al día. No ser fanática de la moda. Buscar algo que hacer. Inventar palabras. Mandar más mensajes de texto. Recargar el celular. No esperar respuestas. No esperar. Mantener la mente en blanco. No esperar. No quedarse sentada. No ser tan perdible. Acostumbrarse a la pérdida. Prescindir. Ser prescindible. Tomar más agua. No tener tanta sed. Salir. Comprar un canasto para la bici. Conseguir trabajo. Buscar trabajo. Usar internet como una herramienta útil. No revisar vidas ajenas. Ducharse. No oler mal. No escuchar música triste. Conseguir plata. No cancelar más planes. Hacer más planes. No escribir tonteras. No esperar que lea las tonteras. Es rico fumar en la mañana. No odiar. Odiar. No odiar. No querer matar. Ir a la iglesia alguna vez. No sentir las máquinas de la esquina. No odiar. No esperar.

martes, 27 de enero de 2009

La fiesta es de cumpleaños y tiene globos de colores.

Yo te armo una fiesta, te visto linda y te converso.
Te canto desafinada, me pongo colores y te bailo.

Que esta fiesta nos celebra, que esta fiesta lleva tu nombre.
Que esta fiesta hiede a nosotras; a cigarros, a Martini y Whisky.
Que de esta fiesta te nombré princesa a medianoche y, gratis, trabajaste horas extra.
Que esta fiesta no acepta despedidas, sólo salir corriendo dejando un zapato roto.
(yo mañana te regalo otro)

De esta fiesta nos echan por mal comportamiento
mientras nosotras nos sentamos en la calle,
nos llevamos los olores y paseamos por ellos.
Yo te robo los tonos, te abrigo y te celebro.

Que esta fiesta es nuestra

Y se quiere quedar contigo.


Feliz cumpleaños.

Sol bonito.

Algún día nos tendría que pasar algo bonito.
Podriamos quedarnos sólas y olvidarnos de ciertas cosas, no sé de qué, pero olvidar no más.
A veces nos podriamos tomar de la mano y hacer como que nos cuidamos.
Como que tu me cuidas como niña chica y me paseas al sol.
Podriamos alguna vez mirar al sol sin quemarnos los ojos, sin estornudar ni ponernos chinitas.

Deberiamos tener historias para poder contarte hasta tres.

Avisame si quieres, quizás nos quede un sol bonito y nos quememos las palmas de las manos por lo poder juntarlas en un tiempo.

jueves, 15 de enero de 2009

Du du duuuuuuu we're like fish in the sea

And I thought you were the one for me




Los duraznos del patio están rojito corazón
Y a veces creo que me olvido
Pero no
Y creo que te olvidas
Y tal vez sí

Los duraznos del patio están rojito corazón
En el árbol más verde-hoja que existe
Y a veces pienso que somos colores complementarios bonitos
Pero cuando se juntan hacen un color horrible
Que nadie quiere mirar

Moros con cristianos
Hoy comeré porotos negros con arroz
(y en tu honor haré un brindis)

lalalalalaaaaaaaaaaaaa

viernes, 9 de enero de 2009

Cárcel de mujeres.

Chúpame la pichula imaginaria, vida mía.
Chupa y traga el semen insípido de fluidos marginales y rojizo-femeninos.
Chúpame un coco mental, amada mía.
Escapemos siguiendo el agua hedionda del Mapocho para que al final pueda ahogarte con el amor del mundo.


Voy a tomar tu cabeza delicada y la hundiré en la mierda de todos los chilenos para que te vayas de una vez con todo el mal que quisiste regalarme y las heridas cortopunzantes de mis paredes interiores.


Te pateo por última vez para salir corriendo, bueno?
No le avises a nadie.

Yo no me quiero podrir en la cárcel de mujeres.

miércoles, 7 de enero de 2009

La niña de la tele



Lo confieso, estoy enamorada.

Sí, así de perdedora, loser, ñoña, tonta, adolescente, puber, teen, quinceañera y nuevamente TONTA, me he enamorado de Dani Campbell La chica que fue rechazada en última instancia en el reality de la horrenda, maraca y cara de ratón Tila Tequila.

Yo no conocía a esta chica hasta hace algunos días, de hecho, me negaba rotundamente a ver ese reality que me parecía de mal gusto y ordinario (no como el elegantísimo reality de nuestra querida New York). Eso, hasta que mis amigas, las de siempre, Claudia y Ximena me dijeron que había ganado un tipo X en vez de una chica maravillosa y buena que estaba realmente enamorada de Tila (a todo esto ¿Es Tila un nombre, o sus papás la bautizaron en un viaje de ácido, una borrachera de tequila, una volá de pasta?)

Y bueno, vi un par de anuncios en Mtv sobre los últimos capítulos del reality y vi a esta chica que estaba en la final: Dani Campbell. La vi. En la foto tenía una sonrisa de dos metros coronada con 2 enormes margaritas en sus mejillas. La vi. Pelito corto, media plana, muy hombre.

"Linda, lindo, lindi, linde" pensé

Pero tenía una espalda kilométrica y unos enormes brazos que no me gustaron. Demasiado masculina, prefiero el tipo niña/niño flaquita y brazo enclenque.

Aún así vi el último capítulo del programa sin haberlo visto jamás antes, llena de prejuicios y pensando "linda, pero no tanto"

Así lo vi y lo vi otra vez y otra más.

Lo vi tres veces sólo para descubrir qué era eso tan maravilloso que tenía esta chica que le gustó a mis 2 amigas hetero y (perdón por decirlo) hizo que una de ellas (me reservo en nombre) esté cada día más gay.

Entonces miré y la miré y volví a ver... y lo descubrí.

Ella es linda, femenina, pero tomando cerveza de piernas abiertas en la cama, casi rascándose las "imaginary balls". Femenina en en fondo, pero con corbata. Linda, un poquito tímida encubierta. Tierna, tierna a la potencia del número más alto que pueda contar (algo así como 10 ó 16). Linda, un poco torpe al decir las cosas, sincera a cagar, de esa gente que no puede mentir porque no le sale y hace y dice lo que le nace porque le nace y ya.

Linda, de esas lindas de las que una se enamora de puro mirar de lejos, porque pasan sonriendo y pensando cosas secretas que son un misterio eterno en la cabeza de nosotras, sus fans.

Linda, de esas lindas que no pueden decir cosas malas de los demás, que les cuesta tanto que prefieren evitarlo. Un poco confiada, pero quizás eso le falta a otras lindas en la vida.

Así me enamoré, me enamoré otra vez (miren que tonta fui) esta vez de una chica de la tele que tiene 31 años y es bombero. Y creo que ella podría enamorarse de mi también si yo saliera en la tele considerando que en la actualidad me persigue una chica de 30 y que soy un poquito maraca igual que Tila, claro más linda de cara, pero sin su cuerpo diminuto y bien formado.

Dani Campbell:

Te invito a enamorarte de mi.

Te invito a ser mi nuevo amor platónico, porque cuando miro tus fotos me da algo que me infla el pecho como si de verdad te amara.

Te invito a quitarme la orfandad de los sentimientos, te invito a mi casa, a conocer a mis padres y a que me muestres esa sonrisota que me recuerda a otras sonrisotas domingueras.

Yo puedo quitarte la falta de Tila y beber una cervezas contigo como si fueses justo la niña/niño con la que quiero estar.

martes, 6 de enero de 2009

Pity for my.

Regálame lástima un poquito, de poquitos
Déjala gotear sobre mi cabeza como una tortura transparente que se siente después de un tiempo
después de cien gotitas que me mojan el cuerpo entero y me ahogan en la lástima tuya.


Y el goteo constante abre un hoyo en mi cabeza
La sangre de mi herida se mezcla con tu lástima

Y son agua y aceite.

lunes, 5 de enero de 2009

Tarde en pleno domingo te rindes.


Tarde en pleno domingo te rindes.
Quedan 3 panes en la casa y nadie con quien comerlos.
La casa sola no suena a nada,
veo películas mudas de amor no correspondido.
(De todas las películas con finales tristes somos las protagonistas)
El domingo no tiene más tradición que querer volver al vientre y ser aborto espontaneo.
Madre: quisiera ser tu aborto favorito, un domingo en la tarde.
Que nadie se acuerde que lloraste en el baño.

El domingo ya no tiene tradiciones dulces.
Sólo una casa sola que trata de mantenerse en pie,

soportando en el techo hundido todo el peso de la ausencia.